El Carácter y las Aptitudes naturales del Maltes

Sería muy difícil, para no decir imposible, hallar una definición para el deleite, el encanto, el interés y la satisfacción que un maltes puede despertar en su amo o criador. Su talla reducida lo hace adecuado para cualquier lugar. Su inteligencia y personalidad lo convierten en un perro agradable de llevar a todas partes y su belleza lo hace sumamente agradable a los ojos de quien lo mira.

El maltes es un perro pequeño, pero con una gran personalidad. El adjetivo más comúnmente utilizado por quien habla  o escribe sobre  esta raza es “brillante”, quien lo hace sabe muy bien que estos pequeños perros pueden parecer brillantes no solo por su blanco pelo, sino también por su ardor, por su vivacidad y por su alegría de vivir. Un maltes no será nunca un compañero triste o poco inteligente, sino que, al contrario, sabrá llenar con su sola presencia una casa entera.

Al mismo tiempo esta raza es muy fácil de cuidar tanto por su talla como por su gentil y amable carácter. Quien escoja un maltes, sabrá que significa convivir con una criatura alegre que da alegría a su vez.

Para una persona casera, un maltes, puede ser un gran amigo, afable y gracioso, con quien compartir gratos momentos, mientras lee o ve la  televisión con él en la falda, agradable de llevar de paseo, simpático para jugar o, en cualquier caso, siempre dispuesto junto a su amo sea cual sea su humor.

Puede acompañale en los fines de semana o en largas vacaciones sin ningún problema. Pequeño y ligero, es fácil de transportar bajo el brazo o en un bolso. En el avión puede permanecer tranquilamente en un bolso junto al asiento o debajo del mismo.

También le gusta viajar en coche y es muy bien recibido en hoteles o en casa de amigos, aunque éstos tengan perros, porque su carácter es tan versátil que puede aceptar tranquilamente la convivencia con otros perros.

Parece imposible encontrar alguien a quien pueda no gustarle el maltes considerándose todas estas cualidades. Lógicamente la vida en un piso-departamento para un perro  así, no es problema alguno ni tampoco lo es para quien vive con él. El maltes puede habituarse a ensuciar en un periódico, cosa que puede resultar útil cuando, en circunstancias particulares, sea difícil sacarlo para sus paseos higiénicos.

Al maltes le gustan los niños siempre que estos sean capaces de tratarlo con delicadeza sin olvidar que es un perro de pequeña talla  con osamenta ligera, y que es un ser vivo y, por lo tanto, debe ser tratado con cuidado y no ser maltratado, por lo tanto, es conveniente enseñarle buenos modales, que sin duda serán correspondidos con afecto y dulces juegos.

La textura del pelo del maltes facilita su cuidado y limpieza; no tiene entrepelo lanoso y, además, los mínimos rastros de pelo de seda que pueda dejar, son fáciles de eliminar de nuestras ropas.

El maltes puede tener una vida sana, larga y feliz y se deben tener para él intensos cuidados y sensibilidad, porque a pesar de su talla, es un perro fuerte y  longevo y no tan frágil como podría parecer. Como todos los perros, necesita una buena dieta y controles veterinarios periódicos.

El conjunto de las observaciones que se pueden hacer sobre el carácter y sobre la personalidad de un perro resulta, a menudo, para quien no conoce la raza, una serie de tópicos, pero, por lo que se refiere al maltes, es difícil creer que su temperamento no sea tan amable como se describe.

Si el placer de tener en casa una criatura tan cautivadora y dulce al mismo tiempo fuese un descubrimiento reciente, se podría pensar incluso en una moda y nada más, en realidad sabemos perfectamente, por la historia de este perro, que desde luego no hemos sido nosotros, los modernos, los primeros en amarlo, el maltes enamora a los hombres desde hace siglos…

Nosotros no hemos descubierto al maltes, podemos como máximo redescubrirlo.

Fuente: “El Maltes” editorial De Vecchi

  • Criadero Malakum FCA N° 23170 | Maricruz Marlia +54 341 4643977 - 155639421 - Rosario - Santa Fe - Argentina