El baño en el Maltes

El baño en el maltes, cumple un papel principal si queremos que nuestro ejemplar luzca bonito y con su manto reluciente, debemos hacerlo una vez semanal, para acostumbrarlo y así lograr nuestro objetivo.

Productos a utilizar

  • Champú blanqueador: realza el blanco del pelo y lo deja muy luminoso
  • Acondicionadores para pelos sedosos: da el aspecto de suavidad al manto, tan característico de ellos.

Es importante acostumbrar a nuestro cachorro desde pequeñito a sesiones de peluquería para que cuando tenga el pelo más largo nos sea fácil manejarlo.

Priemero, seleccionariamos la temperatura del agua, que debe estar de caliente a tibia, luego de tener, todos los productos preparados y a nuestro alcance, procederemos a mojar a nuestro perro, a continuación, utilizaremos el champoo blanqueador, siempre masajeando suave de la raíz hacia las puntas, y enjuagaremos con abundante agua (en caso de necesitarlo, repetiremos el champoo), por último, colocaremos el acondicionador, solo en las puntas y  enjuagaremos, pero siempre dejando un poquito del mismo actuando en el pelo, para que luego con el secado, tenga más pesadez y caída.

Lo mejor es poner nuestro maltés encima de una mesa cubierta con una toalla para evitar que resbale y acostumbrarlo a cepillarlo y que permanezca de pie quieto y también a tumbarse para poder hacerle bien el lazo.

Para el cepillado necesitaremos dos peines metálicos uno de púas más anchas y otro con las púas más estrechas, un spray antiestático, y un cepillo suave con púas metálicas pero no de los que terminan en bolitas.

Para cepillarlo nos armaremos de paciencia y le hablaremos con dulzura si fuera muy cabezón podemos usar un tono autoritario pero nunca usaremos la violencia que no sirve de nada y nuestro objetivo es hacer de estas sesiones un rato placentero. Pasaremos primero el cepillo y cuando estemos seguros que no quedan nudos pasaremos primero el peine de púas anchas y luego el de púas estrechas para asegurarnos que no quedan nudos escondidos. Si encontramos un nudo gordo lo abriremos con los dedos hasta deshacerlo. Siempre secando a modo de alizarlo, acompañado de un cepillado con el cepillo de púas anchas sin bolitas, desde la raíz hacia las puntas.

En el cepillado tendremos cuidado de no partir ni arrancar pelo en exceso y de no dañar la piel delicada de nuestro pequeño amigo. Es importante, secar bien el pelo, y que bajo ningún consepto quede húmedo. Recogeremos el pelo de la cabeza con una o dos colitas con gomitas de dentista que no parten tanto el pelo y podemos decorarlas con lazos de colores. Por ultimo haremos una raya en el lomo y cepillaremos el pelo para que caiga por cada lado como una cascada.

Los pelitos de las patas se recortan en redondo a modo de “zapato” y los que crecen entre las almohadillas se cortan bien cortos para evitar que se anuden y molesten para caminar.

Recortaremos los pelitos de alrededor del ano y se recomienda cortar también los pelos de la barriga que no sirven de nada y recogen suciedad, se enredan y en caso de los machos huelen a pipí. Los pelos que nacen en el interior del conducto auditivo se arrancan con pinzas o con los dedos para evitar posibles infecciones y ayudar que el aire pase con mayor facilidad.

Todo esto, que parece tan complicado, deja de serlo, si lo hacemos con paciencia y amor, y pasa a ser un momento tierno, en donde nos comunicamos con nuestro perro.

Obviamente, en caso de no disponer de tiempo o paciencia para realizar esto, tenemos peluqueros caninos de nuestra entera confianza, que le pueden solucionar su problema y mantener a su ejemplar en perfecto estado.

  • Criadero Malakum FCA N° 23170 | Maricruz Marlia +54 341 4643977 - 155639421 - Rosario - Santa Fe - Argentina