Los niños y los cachorros

Los niños deben aprender no sólo cuáles son sus obligaciones, sino también a respetarlos y tratarlos con la consideración que se le debe a todo ser viviente.

Hay que hacer entender a los más pequeños, que el cachorro tiene necesidades al igual que los humanos y que todos los miembros de la familia deben tomar parte activa para asegurar que tales necesidades queden satisfechas.

Alguien debe dar la comida al cachorro, alguien debe sacarlo a pasear, alguien debe acicalarlo y alguien debe vigilar que haga suficiente ejercicio y reciba cada día, suficiente atención.

Un niño que tiene un perro al que educar, aprende a tener responsabilidades, no obstante, para esta experiencia, es indispensable la orientación paterna. Muchos niños creen que su cachorro es su “nuevo juguete” y lo apretujan de forma que lo atormentan y asustan. Otros lo molestan, quizás sin intención, mientras están comiendo o descansando, y esto lleva al cachorro a tomar defensivas.

Hay que enseñar a los niños como y cuando jugar con el cachorro, recordemos que hay que darle tiempo a nuestro nuevo amigo, a que se habitúe a su nuevo hogar, también, enseñar a sujetarlo, siempre con las dos manos, sosteniendo con precisión, pero sin apretar demasiado.

Si ésto se logra, en muy poco tiempo, el cachorro y los niños, crearán un vínculo de amistad, y de ésta manera, juntos, se respetarán y aprenderán a convivir armoniosamente.

Es interminable el cariño que puede brindar un cachorro, solo hay que saber aprovecharlo y retribuírselo.

  • Criadero Malakum FCA N° 23170 | Maricruz Marlia +54 341 4643977 - 155639421 - Rosario - Santa Fe - Argentina