Carácter y Aptitudes del Papillon

Es un perro hermoso y alegre, su pequeño tamaño hace que se le pueda manejar fácilmente y su cautivadora personalidad le convierte en un compañero de lo más deseable. De todas formas, y al igual que cualquier raza canina, el Papillon no es adecuado para todo el mundo, ni siquiera para todo aquel que quiere un perro pequeño.

La raza tiene la suerte de poseer una gran inteligencia y un fuerte deseo por complacer, lo que les hace ser unos compañeros voluntariosos, aunque suponen un reto para el propietario. Se les puede adiestrar fácilmente para que lleven a cabo tareas domésticas, pero deben recibir educación. Al igual que con todas las razas caninas, el adiestramiento de obediencia para tareas rutinarias es también absolutamente necesario en el caso del Papillon. Dada su enorme inteligencia, esta raza es extremadamente buena a la hora de resolver problemas y en ocasiones pensarán más rápido que el propietario que no vaya un paso por delante de ellos. También son unos compañeros sensibles que captan bien los sentimientos humanos y que se darán cuenta rápidamente de un mal humor o de una decepción.

La naturaleza del Papillon es bastante amistosa y extravertida y suelen disfrutar con la compañía de los niños y de otros animales, especialmente si son criados juntos. Este pequeño perro medra con el compañerismo humano y se convierte, fácilmente, en un miembro más de la familia. También es un excelente viajero y se sentirá más feliz si puede acompañar a su propietario dondequiera que vaya, tanto si se desplaza cientos de kilómetros como si se trata de un simple paseo hasta la tienda de la esquina.

El Papillon rara vez se muestra holgazán o letárgico. Más bien se le podrá ver saltando de un lado a otro, corriendo y, generalmente, entreteniéndose mientras da vueltas en círculo por puro placer. Este perro siempre está dispuesto a salir a pasear, y salta de emoción al ver su correa o al oír el ruido de sus llaves. Se trata de perros extravertidos y abiertos a los que les encanta estar con la gente, ya se trate de jóvenes o de ancianos.

Por el contrario, también son excelentes perros falderos a los que les encanta tumbarse en el regazo de su amo. Les gusta mucho que les acaricien y ésta es una de sus cualidades más encantadoras. La mayoría dará besos a cualquiera que disfrute de este tipo de interacción humano-canina.

La raza se adapta bien a la vida dentro de casa y sus necesidades de ejercicio son mínimas. Un breve paseo diario por el parque mantendrá a su su Papillon en forma además de estimularle mentalmente con variedad de entornos exteriores.

Puede que se considere que algunos ejemplares son muy protestones, pero la mayoría no ladran demasiado. Pueden convertirse en perros de guarda que anuncien la llegada de visitas, una característica para la que pueden ser adiestrados, aunque deberían callar tras emitir unos pocos ladridos. Los que continúan ladrando sencillamente no han recibido adiestramiento y sus propietarios deben enseñarles reglas más estrictas para que se comporten correctamente.

El vallado es algo absolutamente necesario en el hogar o el jardín del Papillon. Debe ser muy seguro, ya que este perro puede escurrirse a través de espacios reducidos (entre los postes de la valla o por debajo de las verjas). Controle siempre su jardín y la valla para localizar los puntos débiles, ya que su Papillon encontrará rápidamente cualquier abertura que no haya cerrado o reparado. Recordemos que son excelentes saltarines!

PAPILLON… dueños de una inteligencia suprema, resulta totalmente placentero gozar de su compañía. Imposible resistirse a sus ojitos tiernos, enamora a quien lo tenga!

  • Criadero Malakum FCA N° 23170 | Maricruz Marlia +54 341 4643977 - 155639421 - Rosario - Santa Fe - Argentina